Hola mundo
25th feb

2013

¿Por qué es tan importante corregir la posición del Atlas?

Corregir vertebra Atlas

La vertebra Atlas es el punto neurálgico de todo el sistema. La encontramos ya en la mitología griega: el titán Atlas que es castigado a llevar el peso de la volta celeste sobre sus espaldas durante toda la eternidad. Como personaje mitológico, la primera vértebra cervical ha sido llamada Atlas, dado que sostiene el peso de toda la cabeza.

En presencia de una desalineación del Atlas, la comunicación interactiva entre el cerebro y el resto del cuerpo está alterada y se crea un déficit neurológico.

La anatomía de la columna cervical se puede paragonar a un mecanismo de precisión: el mínimo alejamiento del Atlas de su sede anatómico-fisiológica correcta puede tener repercusiones negativas en todo el aparato músculo-esquelético, circulatorio, neurovegetativo (parasimpático) y en el cuerpo en general.

Esta desalineación puede estar presente desde el nacimiento (incluso si se ha tratado de un parto cesáreo) y empeora en caso de traumas, como por ejemplo un latigazo cervical.

Para comprender mejor el problema, es importante comprender la diferencia entre la condición estática y la condición dinámica.

Cuando el cuerpo está en movimiento se verifican cambios dinámicos en la distribución del peso que pueden comportar también compresiones momentáneas de nervios y vasos sanguíneos. Estas solicitaciones son sólo temporales y no crean problemas visto que, antes o después, el cuerpo vuelve a una condición de reposo y por consiguiente las solicitaciones y las compresiones cesan.

Por el contrario, la carga estática ¡grava sobre el esqueleto siempre! Si esta carga es constantemente desequilibrada y unilateral, se acaba alterando la postura ideal. Compresiones constantes de nervios y vasos sanguíneos llevan a toda una serie de disfunciones.

Desalineación del Atlas y postura

Cuando las vértebras, que en su totalidad constituyen la columna vertebral, están en posición correcta, el peso se distribuye de modo equilibrado entre los dos lados del esqueleto.

La cabeza se apoya sobre el Atlas con un peso no indiferente de aproximadamente 5-6 Kg. Ante un Atlas desalineado el cráneo apoya de modo no perpendicular sobre la columna vertebral.

Esta situación provoca un desplazamiento del baricentro del cuerpo y, por tanto, un desequilibrio de la cabeza a los pies, con la consiguiente formación de bloques articulares y disfunciones músculo-esqueléticas.

Una parte del cuerpo está más cargada que la otra y este es también el motivo por el que los dolores se concentran generalmente sobre un lado. 

Este desequilibrio se puede medir con la ayuda de dos balanzas comunes que pueden indicar una diferencia de peso incluso de 15 Kg. entre una pierna y la otra. Según el tipo de desalineación, es posible además que la cifosis o la lordosis fisiológica de la espina dorsal, se acentúen excesivamente o, por el contrario, desaparezcan.

La vértebra Atlas influencia el equilibrio de todo el esqueleto y ¡es directamente responsable de una postura correcta!

Las consecuencias del Atlas desalineado

Incluso cuando el cráneo apoya sobre un Atlas mal alineado, los ojos están obligados* igualmente a mantener la propia alineación con el horizonte. De esto se deriva que los ligamentos y los músculos de la zona sub-occipital resulten constantemente en tensión, tratando continuamente de compensar la alineación de la cabeza; el resto de la columna vertebral, por consiguiente, se curva. (¡prueba a correr con la cabeza inclinada de lado!)

Este estrés permanente puede provocar contracturas, espasmos musculares y dolores, sobre todo si los músculos están poco alineados; sobrevienen entonces los problemas cervicales, cefalea tensional o muscular, los vértigos, la torticolis, la rotación o flexión de la cabeza dolorosa o limitada.

En esta condición, puede resultar de utilidad el consejo del doctor de ¡alinear y reforzar la musculatura cervical! Sería preferible resolver el problema de raíz, eliminando el desequilibrio que es la causa principal de todos esos problemas.

Repercusiones sobre el axis y demás vértebras cervicales

Según el tipo de desalineación del Atlas, se pueden verificar repercusiones negativas frecuentes también sobre la alineación del axis (segunda vértebra cervical o C2).

Efectivamente, con la corrección de la posición del Atlas, normalmente se realinea el axis y, a cadena, otras vértebras inferiores. Después del tratamiento ATLANTOtec®, no ha sido necesario seguir tratando las vértebras regularmente bloqueadas que requerían una intervención repetida de un quiropráctico o de un osteópata.

La posición del Atlas influye en todo el cuerpo

La desalineación del Atlas puede causar, en una reacción a cadena, asimetrías en todo el esqueleto, tales como un hombro más alto que otro con dolores en el omoplato, escoliosis, pelvis inclinada con el consiguiente peligro de formación de hernias discales (discopatías), dolor de espalda, dolor de cadera, de rodilla y, eventualmente, del pie.

Cuando la postura correcta resulta comprometida, se desarrollan contracturas musculares permanentes que, además de producir dolor, pueden bloquear otras vértebras de la columna (subluxaciones).

Las consiguientes subluxaciones, por su parte, pueden crear presiones sobre algunas raíces nerviosas que, con el paso del tiempo, terminan por irritarse. Para curar la irritación, los médicos utilizan cada vez más frecuentemente la cortisona, un medicamento muy útil pero que a largo plazo produce efectos secundarios importantes.

La compresión de ciertos nervios provoca hormigueo o “adormecimiento” de articulaciones, mientras que la compresión de otros puede causar una disfunción de los correspondientes órganos conectados a estas terminaciones nerviosas, originando toda una serie de trastornos incluso en áreas del cuerpo aparentemente sin ninguna relación.

Los músculos hinchados y endurecidos por el esfuerzo constante a que se ven sometidos, comprimen los canales linfáticos y las venas que transitan a través de ellos, provocando de este modo una reducida vascularización con la acumulación de productos metabólicos de deshecho en los tejidos. Esta condición desencadena un círculo vicioso que vuelve los músculos cada vez más rígidos.

Existen ciertamente otros factores a tener en consideración que pueden alterar una postura correcta, pero la posición errónea del Atlas resulta absolutamente determinante. La experiencia ha demostrado que en muchos casos, después de la simple realineación del Atlas, el esqueleto asume nuevamente una forma más correcta y natural.

Si un hombro resulta más alto que el otro, o en presencia de una desalineación de la pelvis, provocada por la errónea posición del Atlas, los trastornos antes o después ¡son inevitables!


Solo un cuerpo que manifiesta una posición correcta ¡puede mantenerse en forma y permanecer vital durante mucho tiempo!

Share This :

No comments so far!

Leave a Comment

Your email address will not be published.