Tu columna no tiene vacaciones
25th Jul

2017

En vacaciones solo pensamos en desconectar y aprovechar el tiempo lo máximo posible, por ello nuestra espalda en muchas ocasiones se resiente debido a:

El equipaje

Cargar con las maletas, puede provocarte un pinzamiento del nervio ciático o con una sobrecarga muscular y/o lumbalgia.

La solución de maletas con ruedas puede ser válida cuando no tengamos que recorrer demasiada distancia, puesto que la sobrecarga puede trasladarse a hombro y muñecas.

Si eres viajero de mochila, procura que las bandas sean acolchadas y repartir bien el peso en su interior.

Los largos viajes

Si nos vamos a desplazar en coche, la primera medida que hay que tener en cuenta, es la de mantener una postura correcta en el asiento, manteniendo la espalda pegada al respaldo y en un ángulo de 90º con respecto a las piernas.

Al conducir existe la tendencia a apoyar uno de los brazos sobre la ventanilla o algún elemento de la puerta del coche. Cuando el punto de apoyo crea una postura anómala al colocar el brazo demasiado alto de forma habitual.

También os aconsejamos hacer descansos durante el trayecto, bajarse del coche y caminar un poco, ya que al estar mucho tiempo sentados, con las piernas dobladas, se entorpece la circulación de retorno, es decir la que sube de los pies hasta el corazón.

Calzado inadecuado

Debido al calor solemos usar calzado tipo chancla, al ser totalmente plano no proporciona el arco adecuado para el pie, obligándolo a trabajar el doble. Esto deriva en inflamación, dolor de espalda o talones y hasta fracturas.

Las mujeres también suelen usar en esta época “ las cuñas”, y la altura del tacón afecta la postura, ya que como levanta de atrás y envía hacia adelante se debe realizar toda una retroversión de cadera y aumentar la tensión de espalda y cuello, derivando en diferentes afecciones de columna, como rectificaciones, cifosis, contracturas musculares, entre otros.

Los zapatos deben ser, equilibrados, flexibles y cómodos. Por lo tanto, su función no se debe limitar, simplemente, a proteger nuestros pies sino que también deben servir para ayudar a nuestra columna vertebral a mantenerse alineada. Un calzado adecuado nos va a servir para evitar lesiones y excesos de tensión en los músculos

Malas posturas

Para muchos las playas son terapéuticas, el objetivo es descansar y tomar el sol. Pero la postura que adoptemos en este ritual nos puede pasar factura, por ellos os dejamos unos consejos:

Tumbados boca arriba: antes de estirar la toalla deberíamos primero acomodar un poco el terreno, lo ideal sería llevarnos un pequeño cojín para el cuello, pero siempre podemos sustituirlo acomodando nuestra ropa.

Tumbados boca abajo: todos nos ponemos boca abajo cuando no podemos aguantar más el sol. Hay que tener cuidado porqué en esa postura la espalda se recarga y puede sufrir, además en esta posición giramos la cabeza hacia un lado, esto ocasiona contracciones en los músculos por ello os recomendamos que cada 15 minutos la giréis hacia el otro lado.

 

Los dolores no los sentimos inmediatamente, pero con el tiempo vendrán. Por eso es importante que relajemos la mente, pero no el cuerpo.

 

Os esperamos a la vuelta de las vacaciones para darle tregua a vuestra columna y que funcione al 100%

Nicolas G. Petit, DC

Rambla Nova 92 2-2

43001 – Tarragona

977241955

Visite nuestro Facebook para conocer todas nuestras promociones para realizar su cuidado Quiropráctico

Enlace de interés: Consejos para mantener una buena postura.

Share This :

No comments so far!

Leave a Comment

Your email address will not be published.